miércoles, 20 de diciembre de 2017

Cuando las canas aparecen antes de colgar las botas




‘Penna bianca’. Así es como apodaron los tifosi de la Juventus de Turín a Fabrizio Ravanelli, un espigado delantero centro italiano que se hizo famoso en la década de los noventa. Internacional por la ‘azzurra’, sus canas le popularizaron -de ahí el mote- y también por ser el primero en esquivar la tarjeta amarilla al quitarse la camiseta para celebrar un gol levantándose la elástica de la Vecchia Signora por encima de la cabeza y echar a correr hacia la grada. Su celebración aún es imitada por jugadores de todo el mundo y sus canas, por supuesto, también son recordadas.



No hace falta remontarse al siglo pasado para comprobar que el pelo cano sigue presente en los terrenos de juego. Basta con fijarse en el mago de Fuentealbilla, Andrés Iniesta, en el holandés Van Persie o en el francés Jeremy Toulalan, a quienes también han empezado a peinar canas antes de colgar las botas.



Estamos ante un fenómeno natural que nada tiene que ver con la cabellera blanca que luce actualmente Robert Lewandowski, el delantero polaco del Bayern de Munich, o con la que se presentaron Neymar Junior y Leo Messi al principio de la pasada temporada. Eso es cuestión del color, tintes, como antaño Santi Cañizares, de quien siempre dije que recurría a una de las mejores tinturistas para conseguir ese blanco platino perfecto.
Cuando hablo de las canas, invariablemente he comparado a mis compañeros peluqueros con los diplomáticos. Así lo plasmo en el libro ‘Cómo triunfar en la era de la imagen. Claves psicoestéticas para el siglo XXI’. No es que tengamos que resolver problemas que surgen en las altas esferas pero sí debemos encargarnos del cuidado de otros: los que aparecen por encima de nuestro cuello, en especial, la canicie. ¿Son síntoma de vejez o de belleza madura?



Está claro que los futbolistas anteriormente citados lucen con naturalidad ese blanqueamiento progresivo de su pelo pero, ¿qué hacemos si alguno se preocupa? Detectar el origen es el primer paso para poder ofrecer una respuesta. El estrés, el entorno, el trabajo… son factores que afectan al cabello y pueden provocar la rápida aparición de canas. Tenemos dos claros ejemplos muy recientes y por todos conocidos. ¿Recuerdan el cabello de Barack Obama cuando llegó a la Casa Blanca? En ocho años pasó de no tener una sola cana a ver cómo su cabellera se poblaba de pelos blancos. Lo mismo le ocurrió a Luis Enrique. Dos temporadas en el banquillo del FC Barcelona le generaron un avance de las canas que cubrieron el 75 por ciento de su cabello.



Tampoco podemos obviar, claro está, el componente hereditario. Según estudios realizados por diferentes laboratorios, aparecen por la falta de actividad de la tirosinasa en los melanocitos del pelo. A partir de ahí hay infinidad de soluciones para devolver al pelo su anterior color, aunque nos referimos a productos que tienen un cierto periodo de caducidad.


Quienes rehúyan de estos tratamientos deben tener en cuenta que entre los hombres más atractivos del mundo siempre se encuentran algunos de pelo blanco, es decir, caballeros con una imagen personal impulsora (IPI). Podemos citar a George Clooney o Richard Gere y, si regresamos al mundo del fútbol, a Favio Cannavaro o a Michel, actual entrenador del Málaga Club de Fútbol. Ya se sabe, la cana es bella.



Artículo correspondiente a "La tijera", columna semanal del periódico La Nueva España 














Ramiro Fernández Alonso
Psicoesteta


PELUQUERÍA PSICOESTÉTICA RAMIRO
Arquitecto Reguera, 11
33004 Oviedo
985 243 268
www.psicoestetica-ramiro.com
ramiro@psicoestetica-ramiro.com



miércoles, 13 de diciembre de 2017

El deporte español sigue conservando su buena imagen Nadal, Márquez o Mireia Belmonte son los mejores embajadores del país



Cuando llega esta época del año en la que uno arranca la última hoja del calendario, envía y recibe mensajes cargados de buenos deseos y esperanzas renovadas y las calles de las ciudades se pueblan de adornos navideños, es costumbre echar la mirada atrás y hacer balance del ejercicio. Quienes me conocen saben de mi afición al deporte y de mi pasión por la psicoestética y la imagen personal, oficio al que llevo dedicado más de medio siglo de vida.


En primer lugar, cabe felicitar a nuestros deportistas por mantener el nivel, seguir cosechando éxitos y conservar ese talante que los convierte en nuestros mejores embajadores en el extranjero y en ejemplos a quienes, especialmente la juventud, imita e idolatra. Es curioso constatar que el tenista Rafael Nadal es un ídolo de masas en Australia, que el golfista Sergio García es todo un referente en Inglaterra, que el jugador de baloncesto Pau Gasol es una estrella en Estados Unidos, que el motociclista Marc Márquez es admirado en Argentina o si nos fijamos en las féminas, cómo Mireia Belmonte arrastra masas cada vez que pisa Holanda, la jugadora de bádminton Carolina Marín es admirada en China, Lidia Valentín hace historia en el Mundial de Anaheim (Estados Unidos) o cómo lloraron en Alemania cuando recientemente la atleta Ruth Beitia anunció su retirada definitiva. Son sólo algunos nombres y algunos ejemplos de países, pero la repercusión mundial de las gestas de los deportistas españoles no entiende de fronteras y su fama y popularidad va más allá de una bandera.


Al talento en sus diferentes disciplinas unen esa educación y humildad propia de los verdaderos número uno. Ese carácter y esa actitud que les ha permitido repetir triunfos tras épocas más oscuras. Como decía el profesor Carles Muñoz Espinalt, padre de la psicoestética, "es ganador el hombre que después de un fracaso vuelve a la lucha; el fracasado es una persona que no ha intentado nunca nada más".


Algunos de nuestros deportistas no sólo han vuelto a la batalla sino que han logrado saborear de nuevo las mieles del triunfo sin que eso haya supuesto cambio alguno en su manera de actuar y dirigirse a sus millones de seguidores en todo el planeta. Es el caso de Rafael Nadal, quien tras perder en enero la final del Open de Australia frente al eterno Roger Federer no sólo recuperó el primer puesto en la ATP sino que se llevó en verano su décimo Roland Garros. En este capítulo no quiero dejar sin citar al gijonés Pablo Carreño. Su irrupción entre los mejores tenistas del mundo tuvo su punto álgido en el último US Open, donde rozó la hazaña y nos mantuvo en vilo hasta el último punto. Es la gran esperanza del deporte asturiano y confío y espero que pronto sea una realidad si es que no lo es ya. Tampoco puedo olvidarme de Julen Lopetegui, el actual seleccionador nacional de fútbol. Desde su llegada al banquillo, los nuestros no conocen la derrota y lograron la clasificación para el Mundial de Rusia que se disputará el próximo año con un bagaje envidiable. Tiene cantera el técnico guipuzcoano. La sub-21 se proclamó el pasado mes de junio subcampeona de Europa en Polonia dejando claro que la saga de jóvenes futbolistas promete. Y siguiendo con el fútbol, hay que mencionar al Real Madrid dirigido por Zinedine Zidane, que logró su segunda Champions League consecutiva, algo que ningún equipo hasta la fecha había logrado desde que la competición adquirió el actual formato.


También merece una mención especial Marc Márquez, que recientemente logró en Valencia su cuarto título de campeón del mundo de Moto GP. Este chico va tan rápido que a nadie le podría extrañar si dentro de unos años estamos hablando del piloto más laureado de la historia. El tiempo lo dirá, pero su eterna sonrisa delata la confianza que tiene en sí mismo y lo mucho que le gusta lo que hace, un factor fundamental para afrontar cualquier reto en la vida. El mundo del motociclismo lleva años acostumbrándonos a grandes éxitos, y además de Márquez hay que destacar al jovencísimo mallorquín Joan Mir, que logró en octubre proclamarse por primera vez campeón del mundo de Moto3.


Este 2017 también ha sido el de Sergio García, quien por fin logró coronarse en Augusta como el gran golfista que es saliendo del campo luciendo orgulloso su primera chaqueta verde y recordando, en otro gesto que le honra, a su mentor Severiano Ballesteros. En esta disciplina también se ha consolidado entre los grandes John Rahm. Nacido en Barrika, Guipúzcoa, hace 22 años, es una de las sensaciones del circuito y es probable que el próximo año lo veamos levantar algún trofeo importante si las lesiones le respetan y le acompaña esa pizca de suerte siempre necesaria.


Pero si hay algo de lo que debamos estar orgullosos y satisfechos en este 2017 es de la explosión del deporte femenino. Indudables son los triunfos a los que ya nos tienen acostumbrados Carolina Marín, bicampeona mundial y oro olímpico en bádminton, la colosal Mireia Belmonte, mejor nadadora de la historia de España, y Garbiñe Muguruza, primera española en ganar Roland Garros y Wimbledon. Pero hay más. Por equipos las nuestras están demostrando que tienen un potencial de primer nivel. La pasión de las jugadoras españolas de baloncesto no tiene límites y este verano lograron su tercer Eurobasket. El oro obtenido en Praga es la 12ª medalla en 54 años de historia, la octava en los nueve últimos europeos y la quinta consecutiva en todas las competiciones. Un recorrido memorable de un equipo legendario cuyas integrantes desconozco dónde guardan tantos metales.


Miremos hacia donde miremos está claro que la imagen del deporte español sigue siendo inmaculada gracias a todos los que enarbolan unos valores y unas conductas que son espejo a imitar por los más jóvenes, esos por los que debemos velar y a quienes tratamos de dejar un mundo mejor.
















Ramiro Fernández Alonso
Psicoesteta

PELUQUERÍA PSICOESTÉTICA RAMIRO
Arquitecto Reguera, 11
33004 Oviedo
985 243 268
www.psicoestetica-ramiro.com
ramiro@psicoestetica-ramiro.com

miércoles, 22 de noviembre de 2017

La industria de la cosmética masculina acaricia el mejor momento de su historia



Cremas para el hombre. Uno de cada dos españoles se aplica tratamientos de higiene facial
Basta hacer un repaso a las cifras para atestiguar que hombres de negocios, empresarios, altos ejecutivos y, sobre todo, los jóvenes, cada vez se preocupan más por su imagen. En 1990 sólo 4 de cada 100 españoles reconocía usar productos de belleza facial. En 2001, uno de cada cinco afirmaba que empleaba alguna de las cremas que ofrece el mercado adaptadas a diferentes tipos de piel y problemas cutáneos. Hoy, veinticinco años después, uno de cada dos hombres en España asegura que se aplica algún tratamiento de higiene facial.

Entre enero y junio de 2017, el mercado masculino de la cosmética selectiva, es decir, productos de marcas de lujo, generó en España más de 10 millones de euros de beneficio. La agencia de estudios de mercado "The NPD Group", calcula que en el primer semestre de este año cada español se gastó una media de 36 euros en productos para el cuidado facial.



Estos números demuestran que la industria de la cosmética masculina está viviendo su particular época dorada y no estamos hablando de una tendencia que se registre únicamente en nuestro país. Cada minuto se venden en todo el mundo cuatro frascos de la crema para hombres más popular de la un de las firmas cosméticas más conocidas. El público masculino se preocupa cada vez más por su imagen.

Curiosamente el afeitado, el principal nicho del grooming, el término anglosajón que engloba el cuidado de la piel y el cabello masculino, es el único que ha registrado un descenso de ventas del 2,9 por ciento en España en el último año "seguramente motivado por la actual moda hipster y, con ella, el hábito de dejarse barba", señalan desde la Asociación Nacional de Perfumerías y Cosmética (Stanpa) para justificar ese retroceso.


La demanda de productos que combaten los signos de fatiga y estrés en la piel o que potencian los nutrientes del cabello empezó a gestarse a mediados del siglo pasado. Entonces un miembro de la Cámara de los Comunes asombró al Parlamento y al pueblo británico al afirmar que los ingleses gastaban una suma de dinero mucho más importante en lociones para el cabello que en la flota del país. Más cercano en el tiempo, concretamente, este verano, saltaba a los titulares de medio mundo la factura de 26.000 euros en maquillaje que había desembolsado el Eliseo para atender a Emmanuel Macron, el presidente de la república francesa.

Hoy en día nadie discute el poder de la imagen y la inversión que hacen los hombres en su cuidado personal. Como señalaba el profesor Carles Muñoz Espinalt: "Nosotros no somos solamente lo que somos, sino lo que aparentamos ser". Por fortuna, poco a poco nos hemos ido soltando de unos prejuicios heredados de un machismo trasnochado que ejercía de barrera en el consumo de cremas, geles, ceras, lociones y champús aunque el sector reconoce que los hombres siguen prefiriendo no dar la cara a la hora de adquirir los productos y optan por el anonimato en la consulta y la compra por Internet. "Somos tímidos pero coquetos", remarca Miguel de Santos, editor de la web especializada en belleza masculina "El Hedonista".


Recordando las palabras de Tomás de Aquino: "Pulchra sunt quae visa placent", es decir, bellas son las cosas que agradan a la vista, a nadie se le escapa que vivimos sumergidos en un mundo que cada vez presta más atención al aspecto físico y a la imagen. En pleno siglo XXI se impone la innovación y la creatividad, y el público masculino, hasta hace poco retraído de modas, se ha concienciado de la importancia que tiene su apariencia que va más allá de un cuidado rápido después del afeitado porque sabemos que quien cuida su imagen personal demuestra creer en sí mismo.















Ramiro Fernández Alonso
Psicoesteta

PELUQUERÍA PSICOESTÉTICA RAMIRO
Arquitecto Reguera, 11
33004 Oviedo
985 243 268
www.psicoestetica-ramiro.com
ramiro@psicoestetica-ramiro.com


jueves, 19 de octubre de 2017

Asturias y su ventana al mundo. La fuerza que los premios "Princesa" imprimen a toda la región

Columna " La tijera", periódico La Nueva España 19.10.2017


Hace más de tres décadas, con mi buen amigo Pedro de Silva al frente del Gobierno del Principado de Asturias, nació la marca 'Asturias Paraíso Natural' acompañada de un logotipo diseñado por el catalán Arcadi Moradell Bosch. El lema se ha convertido en seña de identidad de la región; la imagen, una ventana inspirada en la triple arquería de Santa María del Naranco, icono del prerrománico asturiano, y de fondo el mar, la playa, el monte, las brañas, los lagos, la montaña y el sol, se mantiene intacta como símbolo turístico de una tierra que sigue presumiendo de ese paraíso que estos días sufre la barbarie de unos incendios que desgraciadamente han eclipsado la actualidad.



La ventana, abierta a Asturias, atrapa y hace participar de manera activa a cualquier espectador compartiendo con él parte de la magia de esta tierra, reseña en su página web la Asociación Profesional de Informadores Turísticos de Asturias. A través de ese mirador hemos contemplado cómo el sector de la hostelería se ha afanado en prestigiar la gastronomía regional, un pilar del desarrollo económico de esta tierra de gente trabajadora y amante de sus raíces, también hemos visto proliferar negocios hoteleros, con una decidida apuesta por poner en valor las zonas rurales, y la oferta cultural se ha multiplicado con espacios museísticos que contribuyen a difundir nuestra historia, costumbres y tradiciones.



Asturias ha conseguido un hueco destacado en el mapa turístico internacional dentro de la llamada 'España Verde' gracias al tesón de sus ciudadanos, posiblemente los mejores embajadores de su tierra, esos a quienes en una reciente campaña promocional se les animaba a convertirse en "guardianes del paraíso".


Cada otoño por estas mismas fechas, el Principado da la bienvenida a los galardonados con los Premios Princesa de Asturias. En esta edición veremos desfilar entre muestras de admiración y agradecimiento a William Kentridge, Premio Princesa de Asturias de las Artes, a Les Luthiers, Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades, a Karen Armstrong, Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales, a Adam Zagajewski, Premio Princesa de Asturias de las Letras, y Rainer Weiss, Kip S. Thorne, Barry C. Barish y la colaboración científica Ligo, Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica, a representantes de la Unión Europea, Premio Princesa de Asturias de la Concordia, a la Hispanic Society of America, Premio Princesa de Cooperación Internacional y a los All Blacks, Premio Princesa de Asturias de los Deportes.


La tradicional ceremonia de entrega volverá a tener al Teatro Campoamor de Oviedo como escenario privilegiado de una jornada en la que los flashes de las cámaras de fotos iluminarán esa ventana del paraíso natural, presidida por Sus Majestades los Reyes de España, para trasladar a todo el planeta las bondades de unas personas y entidades que con su esfuerzo, constancia y dedicación han contribuido a construir un mundo mejor. Quizás sea el único día del año donde el paraíso natural se viste de letras, esas que conforman el contenido de unos discursos cargados de sentimiento, con perlas reivindicativas y anhelos de prosperidad. Una jornada en la que la banda sonora la entonan los sones de la Real Banda de Gaitas Ciudad de Oviedo y en la que la capital viste sus mejores galas para homenajear a unos galardonados que por méritos propios ya han pasado a formar parte de nuestra historia y a integrarse en esa silueta inconfundible que es la ventana al paraíso. Bienvenidos a vuestra casa.














Ramiro Fernández Alonso
Psicoesteta


PELUQUERÍA PSICOESTÉTICA RAMIRO
Arquitecto Reguera, 11
33004 Oviedo
985 243 268
www.psicoestetica-ramiro.com
ramiro@psicoestetica-ramiro.com

Las tradiciones en el deporte, un legado a preservar. Sobre la "haka" de los All Blacks

Columna " La tijera", periódico La Nueva España 13.10.2017


Los seres humanos creamos cultura. Nuestra forma de pensar, de sentir y de actuar, la lengua que hablamos, nuestras creencias, la comida y el arte, son algunas expresiones de nuestra cultura. Este conjunto de saberes y experiencias se transmite de generación en generación por diferentes medios. Los niños aprenden de los adultos y los adultos de los ancianos. Aprendemos lo que oímos y leemos, lo que vemos y experimentamos. Así se heredan las tradiciones.


El mundo del deporte no es ajeno a esta transmisión de costumbres. A pesar de que la dirección innata de la humanidad es la evolución, hay tradiciones que se mantienen inamovibles con el paso de los años. Su fuerza no radica en la frecuencia con que la gente las practique sino en que compartan las ideas o creencias que las originaron o se respeten como propias.


Seguro que cualquier aficionado al fútbol sabe que quien mete tres goles en un mismo partido se lleva como recuerdo el balón o que al equipo que se proclama campeón se le recibe en el siguiente partido con un pasillo que conforman los jugadores de la plantilla rival. Son sólo dos ejemplos. En todos los deportes hay costumbres enraizadas. En Wimbledon, el torneo de tenis más antiguo del mundo, todos los jugadores visten de blanco; en las competiciones de automovilismo, desde 1966, el piloto más rápido celebra el triunfo con una lluvia de champagne emulando al suizo Jo Siffert quien recibió una botella de vino blanco espumante tras participar en las 24 Horas de Le Mans y fruto de la presión derramó todo el contenido; en baloncesto el que se lleva el trofeo tiene derecho a cortar la red de la canasta como recuerdo?

Pero si hay una disciplina donde las costumbres y tradiciones son sagradas es en el rugby donde se produce una curiosa paradoja. Siendo uno de los deportes más dinámicos y evolutivos en cuanto a reglamentación se refiere, es también uno de los más conservadores en cuando a sus valores y tradiciones "no regladas".


Dentro de estas llama poderosamente la atención la "haka" de los All Blacks, como se conoce a la selección de rugby de Nueva Zelanda, galardonada con el Premio Princesa de Asturias de los Deportes 2017. Tres veces campeona del mundo, las últimas dos en 2011 y 2015, la selección neozelandesa presume de un "altísimo porcentaje de victorias, que la sitúa entre los equipos más exitosos de cualquier deporte", justificó el presidente del jurado, el ex atleta español Abel Antón. Sólo cinco equipos han derrotado a Nueva Zelanda en partidos oficiales desde su debut en 1903: Australia, Inglaterra, Francia, Sudáfrica y Gales. "Esta selección, además, está considerada un ejemplo de interacción racial y cultural, ha contribuido a la unidad de neozelandeses de diferente origen, simbolizado en la 'haka'", añadió Abel Antón tras desvelar el nombre del ganador de este año.


La "haka" es una danza maorí que realizan los All Blacks antes de sus encuentros. Forman frente a su rival y al unísono completan esta danza guerrera acompañada de un canto en lengua maorí que algunas tribus solían llevar a cabo antes de entrar en combate como desafío al enemigo al que estaban a punto de enfrentar o como danza de bienvenida y celebración. La "haka" fue representada por los All Blacks por primera vez en el año 1905 en una gira que les llevó por todo el mundo. Según la página web de la asociación de rugby neozelandesa, la "haka" oficial es la llamada 'Ka Mate' aunque desde agosto de 2005 escenifican una nueva versión llamada 'Kapa O Pango'.

Más de un siglo después la "haka" es la seña de identidad de este equipo de leyenda que en unas semanas tendremos la inmensa fortuna de ver en Asturias.










Ramiro Fernández Alonso
Psicoesteta


PELUQUERÍA PSICOESTÉTICA RAMIRO
Arquitecto Reguera, 11
33004 Oviedo
985 243 268
www.psicoestetica-ramiro.com
ramiro@psicoestetica-ramiro.com

viernes, 1 de septiembre de 2017

Cómo hemos cambiado. 14 años del último derbi, la transformación de la imagen de los futbolistas



Sporting y Oviedo volverán a enfrentarse el próximo 10 de septiembre. Han pasado más de 14 años desde el último derbi asturiano cuando la imagen de los futbolistas era bien diferente a la de ahora.


El 22 de junio de 2003 mientras el Real Madrid presidido por Florentino Pérez festejaba un nuevo título de Liga, el Real Oviedo certificaba su descenso a Segunda B. Fue precisamente aquel año, concretamente el 18 de mayo en el Carlos Tartiere, la última vez que se disputó un derbi asturiano. Entonces ganaron los azules por dos goles a uno. Ahora, casi tres lustros después, Sporting y Oviedo volverán a verse las caras. Será el próximo 10 de septiembre en El Molinón.


Mucho han cambiado las modas, costumbres y estilos desde aquel año. Coincidiendo con el cambio de siglo el fútbol se convirtió en la gran industria del ocio mundial. En la temporada 2002-2003 el Oviedo de Manuel Lafuente manejaba un presupuesto de 7,8 millones de euros mientras que el de sus vecinos de Gijón, con Juan Pérez Arango al frente, ascendía a 9. Eran otros tiempos aunque el fútbol ya empezaba a navegar en un océano de billetes. Sobre el terreno de juego se midieron Amieva y Geni, entre otros por el conjunto azul, contra Samuel y un ya prometedor y jovencísimo David Villa, la última gran perla de Mareo que ya destacaba en el once rojiblanco. En aquellas plantillas los futbolistas apenas lucían tatuajes ni piercings. Fue paulatinamente a partir de esa época cuando los jóvenes deportistas pasaron a convertirse también en atletas, modelos e imagen de marcas multinacionales.


Cortes de pelo y peinados, barbas y afeitados, tatuajes y vestimenta evidencian cuánto ha evolucionado la imagen personal, esa que tanto mimaba el inglés David Beckham, el fichaje mediático del Real Madrid aquel verano y el primero en demostrar que el futbolista de élite no sólo vive de meter goles o participar en mundiales sino también de explotar su imagen fuera de un estadio. A esa transformación sin freno han contribuido, en gran media, el progreso tecnológico y la globalización mundial. Un estudio señala que en 2003 apenas el 27,4% de los españoles usaba Internet. Ahora gracias a Facebook, Twitter, Instagram o WhatsApp, las fotografías de las estrellas del fútbol ‘viajan’ de un lugar a otro del mundo en cuestión de segundos y ponen al alcance de todos ese espejo en el que mirarse y al cual tratar de imitar, especialmente la juventud.
  

Constantes cambios de cortes de cabello, peinados, trajes más o menos llamativos, ropa de sport, nuevos tatuajes, barbas, transparencias, color… Hoy el comportamiento estilístico de los futbolistas da lugar a artículos en periódicos o vídeos en programas de televisión. Basta fijarse en lo que se habla del pelo de Neymar, lo que se comenta del vestido de Dani Alves o lo que se fijan en los tatuajes de Sergio Ramos. Los futbolistas de ahora generan tendencias y su repercusión mediática va más allá del mero aspecto deportivo.


En 2003 eso aún no se vivía. El análisis de peinados y vestimenta quedaba alejado del mundo del fútbol. Se reservaba a otro tipo de escenarios, como el anuncio del compromiso del heredero de la Corona, el Príncipe Felipe, con la periodista ovetense Letizia Ortiz. Fueron aquellos años el comienzo de todo. Amieva, que tenía 27 años cuando disputó el recordado último derbi, lució casi siempre la misma imagen de media melena, peinándola con sus dedos. En el lado opuesto, el ‘guaje’ Villa que con 22 años iniciaba una meteórica y exitosa carrera deportiva acompañada de innumerables cambios en su estilo personal. Pelo engominado, más largo, más corto, perilla, barba, sombra o lunar indio, pendientes… Quizá estos dos ejemplos sirvan para marcar esa evolución radical que han experimentado los futbolistas en estos últimos 14 años, el tiempo que ha pasado desde aquel derbi.






Ramiro Fernández Alonso
Psicoesteta




PELUQUERÍA PSICOESTÉTICA RAMIRO
Arquitecto Reguera, 11
33004 Oviedo
985 243 268
www.psicoestetica-ramiro.com
ramiro@psicoestetica-ramiro.com

jueves, 20 de abril de 2017

Oviedo, todo cambios menos uno. El carácter hospitalario que la ciudad mantiene a pesar del paso del tiempo

Periódico La Nueva España, publicado el 10.04.2017


En los últimos días, tras recibir el galardón "Ovetense del Año 2016", han sido varios los clientes y amigos que me han preguntado sobre cómo ha cambiado la ciudad desde mi llegada, en el año 1965, hasta hoy. Es difícil resumir en una conversación de unos minutos, o en estas líneas, cuál es mi punto de vista al respecto y quizá por ello les respondí: ¡en todo! Sin embargo, en esos momentos de sosiego que busco a diario para reflexionar y dejar volar la inspiración supe que estaba equivocado. Hay algo que, a pesar del paso del tiempo, no ha cambiado en absoluto.

Llegué a la capital en 1965 para terminar el servicio militar obligatorio que había comenzado en el Centro de Instrucción de Reclutas del Ferral del Bernesga, en León, y previo paso fugaz por Intendencia en Valladolid a las órdenes del capitán don Germán Casares Vega. Mi primera impresión es que Oviedo era una ciudad eminentemente universitaria y comercial y que la programación cultural no hacía justicia al ambiente docto y señorial que emanaba en muchos rincones. Ópera, cine y fútbol los domingos. Poco más. Tenía la sensación de que los ovetenses seguían dormitando la siesta clariniana soñando con su pasado regio o estuvieran presionados por los tonos grises y negruzcos del hollín bélico que aún manchaba las fachadas.

De aquello sólo quedan recuerdos. Oviedo, en particular, y Asturias, en general, han experimentado una brillante transformación que comenzó en las últimas décadas del siglo pasado; inercia que se consolidó con el comienzo del nuevo milenio y que hoy sigue imparable a pesar de los frenos que algunos tratan de activar por intereses que no vienen al caso. Es como si del blanco y negro televisivo hubiéramos pasado al color cinematográfico, como si nos hubiéramos despertado de aquella siesta con un deseo de vivir ilusionante, activo y vibrante.

Oviedo puede presumir ahora de una oferta cultural plagada de actividades. El ruido del viejo tranvía desapareció por completo el 2 de septiembre de 1956, fecha en la que circuló por última vez, y no fue sustituido por el de los coches. Oviedo es una ciudad para los ciudadanos, para los peatones, para pasearla y disfrutarla, para contemplar las fachadas y ver en muchas de ellas el legado de la historia.


A esa transformación estética, cultural y vanguardista se sumaron infinidad de iniciativas impulsadas por vecinos de la ciudad que, entre todos, han hecho de Oviedo un lugar que atrae cada año a miles y miles de visitantes. Quizá, si hay que destacar alguna, esa sea la ceremonia de entrega de los ahora Premios "Princesa de Asturias". Unos galardones que convierten a Oviedo en la capital mundial de la cultura, de la ciencia, del arte, de la concordia, de las humanidades y de la libertad. Al menos durante unos días al año, Oviedo es el foco de atracción informativa y su imagen da la vuelta al mundo exportando los mejores valores humanos y sociales.


Oviedo es hoy una ciudad abierta, moderna y cosmopolita pero, como decía al principio, hay algo que no ha cambiado desde aquel 1965. La ciudad y sus ciudadanos, Oviedo y los ovetenses, siguen siendo igual de hospitalarios y acogedores. Cualquiera que llegue por vez primera se sentirá como en casa, arropado como si siempre hubiera estado aquí. Eso es algo que se mantiene con el paso del tiempo, como costumbre de generación en generación, como idiosincrasia del ADN de los ovetenses, como seña de identidad de unos vecinos que no olvidan su pasado pero que miran al futuro con la confianza de hacerlo en una tierra que evoluciona sin descanso y con un rumbo esperanzador.









Ramiro Fernández Alonso
Psicoesteta



PELUQUERÍA PSICOESTÉTICA RAMIRO
Arquitecto Reguera, 11
33004 Oviedo
985 243 268
www.psicoestetica-ramiro.com
ramiro@psicoestetica-ramiro.com